Pensamiento analógico

         Como se sabe, el murciélago no puede ver. “Ratón ciego”, significa su nombre. Sin embargo, cuando se desplaza lo hace sin chocar contra ningún obstáculo, aún cuando éste se encuentre en movimiento y aparezca ante él súbitamente. Esto gracias a que mientras vuela emite una serie de chillidos (inaudibles para el ser humano) que rebotan en el objeto y que, al regresar el sonido, son captados por sus grandes orejas y le permiten crear una imagen mental del objeto que se encuentra ante él, esto es, su forma, su distancia y, en su caso, su velocidad. Así se mueve en el mundo.

         A raíz del uso de los submarinos para acciones bélicas (la invención del submarino viene desde el siglo XVIII), y ante la preocupación de los barcos y puertos para ubicarlos, en 1934 un equipo de técnicos británicos diseña un ingenioso aparato que, a través de una antena, emite impulsos sonoros de onda muy corta que al encontrarse con un objeto rebotan y permiten, a través de un sofisticado sistema, ser observados en una pantalla. Así fue posible detectar a los submarinos que acechaban en el fondo de las aguas marinas. Ese aparato es el radar.

         Se afirma que el equipo de técnicos se basó en el sistema que utiliza el murciélago para percibir lo que no puede ver, para inventar el radar. Este es un claro ejemplo de pensamiento analógico.

         La analogía es una habilidad cognitiva sumamente interesante. Mientras la comparación establece una relación entre dos elementos (A es como B), la analogía establece una doble comparación: A:B :: C:D. (A es a B como C es a D, se lee). Unos ejemplos: el sol es al día como la luna es a la noche; el calor es al verano como el frío es al invierno; el presidente es al país como el gobernador es al estado.

         Establecer la relación entre dos elementos y a partir de ello establecerlo entre otros dos implica una necesaria comprensión de los cuatro. Es una manera de transferir el conocimiento. Cuando la analogía es correcta (porque hay analogías que pueden ser intencionadamente manipuladas) se evidencia el uso de un conocimiento para entender o descubrir otro que en principio no se tiene o no es claro.

         El pensamiento analógico no necesita ser enseñado. Forma parte de las habilidades mentales que el cerebro de cualquier niño del mundo (vaya o no a la escuela) es capaz de llevar a cabo. Es el software con que ya viene precargado. No necesita ser enseñado, pero puede entrenarse. El diseño de un plan para entrenar las habilidades del pensamiento analógico permitirá que los alumnos de cualquier nivel desarrollen estrategias de aprendizaje que les permitan entender las cosas con mayor profundidad y amplitud. No es necesario mucho. Cualquier tema puede funcionar. Es simplemente ampliar sus horizontes de pensamiento.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: