Leer con incredulidad

           Julián Gallo es un periodista argentino especializado en temas tecnológicos, consultor de medios interactivos y editor del blog Mirá! En el portal de terra.com publicó el año pasado un interesante texto, “El arte de leer con incredulidad las noticias”, que pone el dedo en la llaga en un asunto muy de nuestros tiempos, en donde hay mucha información y pocos lectores críticos.          Como se sabe, de unas pocas décadas para acá la disponibilidad de la información y la posibilidad de acceder a ella han crecido desmesuradamente, sobre todo a través de Internet. Ahora basta teclear la palabra del tema que se quiere buscar y aparecen al instante miles de opciones, pero –pregunta Julián Gallo- ¿quién ofrece esa información?  En el artículo comenta la siguiente anécdota: “En un comercial de Estadao.com.br, transmitido por televisión, un hombre lee con entusiasmo noticias en su computadora cuando es interrumpido por su esposa. El hombre le explica que está leyendo un “blog genial de economía”… Pero el video muestra que del otro lado de la pantalla hay un mono en un laboratorio conectado a Internet que copia frenéticamente textos y los multiplica ante la mirada de dos científicos”. Para el autor, el comercial de televisión dice dos cosas al mismo tiempo: 1) no sabes quién escribe un blog, tal vez sea un mono. 2) el mono se dedica a copiar y pegar contenidos. Desafortunadamente, a la hora de buscar información para una tarea escolar, muchos de nuestros alumnos no tienen el cuidado de verificar la seriedad o consistencia de la fuente que ofrece dicha información. Como ocurre con las noticias de los periódicos o de la televisión, basta que se escriba o se diga allí para presuponer que es verdad. Y como sabemos, también en estos medios se pueden encontrar monos. Por otro lado, el “copiar y pegar” es una extendida mala práctica entre la población estudiantil, pues muchas veces se lleva a cabo sin dar el crédito correspondiente a la fuente, lo que constituye un plagio; además, no es raro que se utilice sólo una parte de la información (la que tiene que ver con la tarea) y se presenten, entonces, textos descontextualizados. Cuando esto se hace, a fin de cuentas, se está realizando la actividad del mono, que lleva a cabo la tarea, pero sin pensar. Gallo propone que, ante esta circunstancia, se enseñe a leer con incredulidad, es decir, manteniendo una sana desconfianza en la información encontrada. Tampoco es el caso de caer en la paranoia informativa, sino simplemente buscar formar lectores críticos, capaces de buscar eficientemente en los sitios adecuados, comparar con el objetivo o el propósito de la tarea, valorar lo expuesto y si es posible compararlo con otras fuentes, seleccionar la información y apoyarse en ella para trabajarla desde el propio punto de vista. Leer con incredulidad –o críticamente- la vastísima información disponible es ya una imperiosa necesidad para la que no hemos desarrollado una estrategia de enseñanza. Y hay que hacerlo antes de rezagarnos más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: