Vocabulario y lectura

 

         Se entiende como vocabulario el conjunto de palabras de un idioma y, más específicamente a aquellas que usa o conoce una persona. Se dice que el Diccionario de la Real Academia Española consigna aproximadamente 85,000 voces, pero se sabe que las palabras habladas en esta lengua en las diferentes regiones del mundo es, con mucho, de un número considerablemente mayor. No hay, pues, un hablante que conozca todas las palabras de su lengua, más aún que ésta, como un ente vivo, crece constantemente.

 

         El vocabulario que un lector posee es fundamental para la comprensión de la lectura; mientras más amplio sea, mayores posibilidades tiene de acceder al significado y el sentido del texto. Jesús Alonso Tapia, en su artículo Claves para la enseñanza de la comprensión lectora (Revista de Educación. No. extraordinario 2005. Madrid.)  lo dice de la siguiente manera: “el lector tiene una especie de “diccionario mental” que le permite descifrar el significado de las palabras, y uno de los factores que determina las diferencias en la comprensión es la amplitud del mismo –la cantidad de vocabulario que conoce el sujeto-  y la rapidez con que puede acceder a él –que dependería de la familiaridad con el tema de lectura- y con los términos relacionados con el mismo”.

 

         Además de los dos factores mencionados hay, dice Tapia, otros dos que los complementan: uno es el poder ubicar el contexto semántico y sintáctico en que la palabra se encuentra (determinar a qué se refiere en el tema que se desarrolla), lo que permite que el lector la reconozca, si ya la conoce, o que pueda inferir su significado si la desconoce; otro es el uso estratégico que hace de dicho contexto, esto es, el control deliberado que el lector aplica para utilizar tanto el tema del texto como las ideas desarrolladas para darle sentido a lo que está leyendo, estrategia que es más fácil de encontrar en lectores expertos o profundos que en lectores novatos o superficiales.

 

         Si bien los cuatro factores son susceptibles de desarrollarse, los dos primeros dependen más bien del aprendizaje que el sujeto realiza a lo largo de su vida, mientras que los segundos pueden ser enseñados por alguien que tenga ya la experiencia de su manejo y pueda trasmitirla, acción que generalmente recae en los docentes. En muchas ocasiones, si no hay alguien que facilite ese aprendizaje, el sujeto puede ser, para siempre, un lector con deficiencias en la comprensión de lo que lee.

 

         El vocabulario de una persona es más que el conjunto de palabras que conoce y usa: es un vehículo para entender y explicar el mundo que percibe; mientras más amplio sea el primero, más amplio y significativo será el segundo.

 

El Diccionario, que constituye una referencia del habla en nuestro idioma, se actualiza constantemente

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: