La reseña

Dado que es imposible descubrir siempre por cuenta propia las novedades editoriales, una manera de conocer nuevos libros o autores es a través de la recomendación que otros lectores nos hacen, ya sea que nos lo comenten cara a cara o que su opinión se difunda a través de algún medio de comunicación. Aunque, estrictamente hablando, no quita que la presentación pueda ser oral, por lo general, cuando esa recomendación es escrita la llamamos reseña.

 

         Una reseña es un tipo de texto de extensión variada –dependiendo de la amplitud de la obra o la profundidad del estudio- que hace un análisis de una obra o actividad determinada: un libro, una película, una obra de teatro, un evento, aunque el término es generalmente utilizado para referirse a libros. Ese análisis permite al autor no solamente conocer la obra, sino también valorarla. Una reseña es, de alguna manera, una invitación que se hace para conocer ese producto.

 

         La reseña puede ser fundamentalmente descriptiva, es decir, concretarse a exponer la estructura, el contenido y el sentido de la obra, lo que permite al lector hacerse una idea del texto y decidir si quiere o no entrar en contacto con ella. Sin embargo, la esencia de la reseña –además de su descripción- incluye generalmente un comentario crítico o valoración que hace el autor, apoyándose y citando –para evidenciar su dicho- algunos pasajes del texto que reseña.

 

Cuando la reseña la realiza un experto, un conocedor o alguien que se toma el trabajo de indagar sobre el tema que el libro desarrolla, sobre el autor o el contexto en que fue escrita (por mencionar sólo algunos aspectos) este comentario o valoración le da un valor agregado a la reseña, pues pone ante los ojos del lector razones, reflexiones y argumentos que hablan sobre la valía y trascendencia de la obra. En ese sentido, una reseña no sólo muestra y expone, sino que guía y aconseja.

 

No hay que perder de vista, sin embargo, que la reseña expone, a fin de cuentas, el punto de vista de quien la realiza. Esto es, por más experto que sea el reseñador, puede haber diferencias entre su opinión y el gusto o disgusto que le deje al lector la lectura de la obra. Desde luego, una orientación de alguien versado en el tema puede ser un referente para decidirse a abordar la obra o asistir al evento.

 

Con todo, la reseña no es privativa de expertos y conocedores; cualquiera puede abordarla. De hecho, en la vida diaria, informalmente,  se realizan sin que se tenga conciencia del nombre. Es parte de nuestra manera de ver, interpretar y evaluar lo que leemos y observamos.

 

Sin embargo, cuando una reseña se realiza por razones informativas, motivacionales o académicas conviene seguir cierta estructura que de hecho comparten los textos expositivos y que en términos generales consta de una introducción, un análisis de la obra, un comentario crítico y una exposición. Aunque el estilo personal de quien reseña puede darle un toque personal a lo que escribe, conviene no perder de vista estos elementos a fin de que la reseña cumpla con su función, que es, hay que repetirlo, informar, invitar, motivar o persuadir al lector para que conozca la obra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: