Aprendizaje por discernimiento

El nombre de Wolfgang Köhler está ligado, junto al de Wertheimer, Koffka y Lewin, al surgimiento de una corriente psicológica de principios del siglo XX conocida la Gestalt. Esta teoría señala la relación entre la percepción del mundo a través de los sentidos o de la memoria y la imagen mental que el cerebro construye; esta imagen es, según los autores, la que le da sentido al entorno, la que integra los diversos estímulos, ya que el todo es más que la suma de sus partes.
Köhler cobraría notoriedad gracias a una serie de experimentos que entre 1913 y 1919 realizó con chimpancés en la isla de Tenerife, España, y que estudiaban algunos rasgos de la inteligencia animal. ¿Cómo eran esos experimentos? Les presento la descripción de uno de ellos, obtenido de una página de Internet.
Köhler colocó a un chimpancé en una jaula y fuera de ella una fruta que estaba lo suficientemente lejos como para que no pudiera alcanzarla con las manos, ni con un palo corto que puso dentro de la jaula. Fuera de ésta colocó un palo más largo, a unos dos metros de la fruta y paralelo a los barrotes. El mono no podía alcanzar el palo largo con la mano, pero sí usando el corto y la fruta podía ser alcanzada con el largo. El chimpancé intentó alcanzar la fruta con la mano, estirando el cuerpo y alargando el brazo. Después, utilizando el palo corto que había en la jaula. No lo consiguió. Arrancó un alambre que sobresalía de la red de la jaula. Todo inútil. Abandonó toda actividad, pero continuó mirando a su alrededor. De pronto tomó el palo corto, se dirigió a los barrotes cercanos al palo largo, y con él atrajo a éste. Luego se paró frente a la fruta y la alcanzó usando el palo largo. Puesto de nuevo ante la misma situación, el chimpancé resolvió inmediatamente el problema.
Según la interpretación de Köhler, el chimpancé pudo resolver el problema porque, en un momento dado, integró mentalmente los diferentes estímulos o elementos que confluían en la situación, los integró en una clásica operación gestalt y como un chispazo, visualizó la solución. Nada de aproximaciones sucesivas o ensayo y error o cualquier otra forma con que otras teorías conciben el aprendizaje, no, así de golpe, como alguien a quien se le prende el foco, el cerebro arma el rompecabezas y desembrolla el asunto. A esta operación mental que produce la solución instantánea Köhler la llamó insight y representa el momento en que la comprensión aparece por intuición o discernimiento. Ángela María La Sala, en la revista Alcione nos dice: “La palabra discernimiento proviene del latín cemere que significa “escoger” en el sentido de seleccionar, separar. El prefijo dis refuerza la idea de división, de escoger. Por lo tanto “discernimiento” significa separación, discriminación. Efectivamente, esta palabra sirve para indicar la facultad de escoger, de distinguir, inherente a la mente humana, primero como poder embrionario y latente y, después, a medida que ella progresa y se desarrolla, como una cualidad cada vez más aguda, completa y profunda”.
La teoría de aprendizaje por la organización (o reorganización) del espacio perceptivo para resolver una necesidad observada en los chimpancés ha sido extrapolada (o al menos algunos de sus principios) a la psicología humana y tiene sus detractadotes y sus defensores. Lo que sí parece tener una general aceptación es que percibir la estructura completa de un problema, más allá de percibir sólo sus partes influye en su posible solución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: